Os axóuxeres son obxectos sonoros de cores moi vivas para entreter aos cativos e cativas. Este blogue pretende ser un espazo onde poder realizar o intercambio de experiencias, amáis dunha proposta motivadora de integración das TIC ás miñas clases. Desexo que sexa enriquecedor e motivante para a vosa e a miña formación.

jueves, 1 de diciembre de 2016

PANXOLIÑAS


Dom Panxoliña NadalI

Hai vento de Cheo frío
apousado nos Caminos.
E hai aire un asubío
TODO aloumiños de Cheo.
pero un milagreiro vento
nacerá-polo ou de Nadal.
Brilará como luceiro
alomear pra ou portal.
II
Xa nariz dun ponlas Carballo
nacidos ventiño vento;
doce orballo dez versos
e azas de Paxariño.
Dez dos azas Paxariño
e craridades do día,
ten que LLAS Neniño Xesús
e Santa Virxe María. 
Manuel María
Lugo, o Nadal 1951
 primeira galega panxoliña , Deus galega nace, 1637:

Deus nace galego

Ay! Se nosso Deus galego se faze
vamos a cantar á chozinha em que nace
Ay! Se a sua May é de Compostela,
vamos a cantar fermosa galega
Todo galeguinho toque charumbela
Que o menino bello é da nosa terra.
Façamoslle todos a dança galega
Que está desnudinho e chora e tembra
Pois nace en Galiça, á falda da serra,
galego se faze é da nosa terra.
A ilustración é de Andy Rowland.

                   • Nadal de Luintra (Berrogüetto)
         • Cantos de Reis (Na lúa)

                               • O cometido (Chouteira) Que vos preste.
 Vinde ver o neno

             • Con un sombreiro de palla



Presepio (Pesebre)
(Joseph Brodsky)
El Niño, María, José, los Reyes,
los pastores envueltos en las pieles,
animales, camellos, sus guías…
Todo convertido en figuritas de arcilla.
Sobre la nieve de algodón, rociada de purpurina,
arde la hoguera. Y apetece tocar con el dedo
el papel de plata de la estrella; con los cinco mejor
como entonces lo quiso el Niño de Belén.
Entonces en Belén todo era más grande; pero la arcilla,
con el baño de plata por encima
y el algodón esparcido alrededor,
gustaba hacer el papel de lo que había desaparecido.
Ahora eres más grande que todos ellos. Tú,
como un transeúnte a medianoche, desde inalcanzable altura,
te asomas a la ventana del cuartucho,
y contemplas desde el espacio estas pequeñas figuras.
Allí la vida sigue igual, igual que unos disminuyen
con los siglos en su volumen,
y otros crecen -como ocurrió contigo- .
Allí luchan con copos de nieve las figuritas,
y la más pequeña prueba el pecho.
Y uno tiende a cerrar los ojos, o… a abreviar el trecho
que le separa de otra galaxia, donde tú desprendías
luz en un sórdido desierto como en las arenas de Palestina.


No hay comentarios:

Publicar un comentario