Os axóuxeres son obxectos sonoros de cores moi vivas para entreter aos cativos e cativas. Este blogue pretende ser un espazo onde poder realizar o intercambio de experiencias, amáis dunha proposta motivadora de integración das TIC ás miñas clases. Desexo que sexa enriquecedor e motivante para a vosa e a miña formación.

jueves, 13 de junio de 2013


EL NIÑO ANTE LA MUERTE: 

¿CÓMO LE EXPLICAMOS LO QUE SUCEDIÓ?

Hace algún tiempo, en una película, escuché a uno de los protagonistas decir que su padre le había enseñado que un niño se hace adulto cuando comprende que él mismo va a morir, es decir, cuando la muerte deja de ser algo que le ocurre sólo a los otros. La verdad, me pareció una afirmación dura pero muy afinada.Lo que no se puede es vivir pensando a cada momento que nos vamos a morir.

El concepto de muerte es abstracto y complejo, de ahí que la forma para abordarlo y para su comprensión depende de aspectos tales como


• la edad
• la cultura
• la educación
• la sociedad
• y la religión.

Asimismo se encuentran implicados aspectos emocionales no sólo para los niños y adolescentes, sino para los adultos.

Muchas veces los adultos nos empeñamos en ocultar la muerte a los niñ@s, al igual que por ejemplo, la sexualidad. A veces preferimos que no se enteren de la muerte de un familiar y tememos a su reacción frente al cuerpo de un ser querido. Sin duda es algo contradictorio. La muerte está omnipresente en nuestras vidas y pretender que los niñ@s lo ignoren es algo imposible. Querer esconder la muerte equivale a tapar los ojos del niñ@ para que no vean como se van muriendo las flores o cómo se va apagando la vida de nuestra mascota de la casa. Ya desde muy pequeño el/la niñ@ intuye la idea de la muerte. En un momento dado de su desarrollo tiene miedo de todo lo que pasa por delante de sus ojos. De lo que aparece y desaparece, de lo que descubre y lo que se oculta. El miedo a la muerte existe para ellos antes de que tenga el menor conocimiento intelectual de la misma. Es un ancestral miedo a la aniquilación, a la destrucción, que aparece precozmente en el niño normal y sirve de base para la posterior comprensión de la muerte real.

La realidad de la muerte de un ser querido es difícil de aceptar no sólo para el niño sino para un adolescente y un adulto. En un niño puede existir aún un pensamiento mágico y egocéntrico que intente explicar la pérdida, por lo que en ocasiones el niño puede pensar que debido a algo que él hizo, este ser querido murió.



muerte-de-Kamiano.jpg

EL DUELO INFANTIL


Guía para  adultos  que puede  ser útil para hablar de la muerte y del duelo con los niños.

Incluye un apartado titulado: El niño en duelo en el aula: ¿Cómo ayudarle desde el colegio?

La muerte y los niños

En la etapa de Educación Infantil la muerte se percibe como algo reversible, temporal e impersonal y se siente de forma intensa la separación de las personas cercanas y queridas.

Aun no entienden tres componentes fundamentales de la muerte

• La muerte es irreversible, definitiva y permanente.
• La caracteriza por la ausencia de las funciones vitales.
• La muerte es universal (todos debemos morir).

Es por ello que consideran a la muerte un estado temporal como el dormir o marcharse, que aún pueden escucharnos o vernos o bien que ellos o sus padres nunca van a morir.
En los primeros ciclos de Educación Primaria, los niños entienden mejor las  enfermedades y sus consecuencias y la muerte como un hecho definitivo. Aparece una mezcla de fantasía y realidad, pudiendo relacionar la muerte con el sueño o con un ser sobrenatural (ángel o espíritu) que la personifica.

Por lo común, su reacción se expresa a través de una serie de preguntas.


• ¿qué quiere decir “muerto” ?
• ¿por qué el doctor no puede arreglarlo ?
• ¿Dónde se fue la tía Mariela cuando murió?
• ¿dónde está ahora ?
• ¿cómo llegó allí ?
• ¿podés hacer que viva de nuevo ?
• ¿cuando morirás ?
• ¿cuándo moriré yo?


La curiosidad de nuestros hijos acerca de la muerte es un problema que resulta difícil de manejar ya que el niño está tratando de comprender un concepto abstracto en términos muy concretos. Quiere saber cosas específicas acerca de la muerte. Cuando le contestamos, las respuestas lo ponen muy ansioso porque todos los pequeños, normalmente egocéntricos, están preocupados por el tema en relación con su propia persona.


Es mejor responder las preguntas de los niños y no evitarlas.


Les cuesta comprender el hecho que alguien pueda hacer cosas y de pronto no hacerlas nunca más.

Recordemos decirle que todos nos sentimos tristes, porque el abuelo murió, ya que lo extrañaremos mucho. Es adecuado expresar nuestra aflicción en ese momento, especialmente si la persona es muy allegada. Es beneficioso que el niño comprenda el dolor y pueda expresarlo en el momento adecuado.

Si nuestro hijo nos ve apenados, eso le ayudará a valorar la vida. Si hablamos de la muerte sin expresar pena podemos estar transmitiéndole al niño la idea de que la persona muerta no sólo era insignificante sino que tampoco será extrañada.


Debe saber también que es importante expresar pena simplemente es una reacción sana ante la muerte.


Recordemos que cuando nuestro hijo se enfrenta por primera vez a la idea de la muerte está preocupado por la posible muerte de sus propios padres.

Teme ser dejado solo. Si nos pregunta ¿cuándo morirás ? lo más apropiado es responder “No moriré hasta dentro de mucho, mucho, mucho, mucho … mucho tiempo. Para dar al niño la idea de que nuestra muerte no está prevista para un futuro inmediato. Advirtamos que no negamos que ocurrirá.

Cuando nos pregunte cuándo morirá él, no le podemos negar puesto que se trata de un hecho indiscutible, pero cuando el mismo argumento diremos que de que no morirá por un largo, largo período de tiempo.
A la edad de nueve y diez años, los niños alcanzan mayor conciencia sobre el significado real de la muerte como un hecho irreversible, universal y permanente. En todo caso, el grado de madurez de cada uno dependerá del desarrollo evolutivo y de las experiencias previas tanto personales como de su entorno sociocultural. Aparecen los primeros grandes interrogantes e incluso experiementan con el riesgo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario