Os axóuxeres son obxectos sonoros de cores moi vivas para entreter aos cativos e cativas. Este blogue pretende ser un espazo onde poder realizar o intercambio de experiencias, amáis dunha proposta motivadora de integración das TIC ás miñas clases. Desexo que sexa enriquecedor e motivante para a vosa e a miña formación.

lunes, 14 de enero de 2013

Poesía de Enero



Primero de Enero
(Octavio Paz)

Las puertas del año se abren,
como las del lenguaje,
hacia lo desconocido.

Anoche me dijiste:
mañana
habrá que trazar unos signos,
dibujar un paisaje, tejer una trama
sobre la doble página
del papel y del día.
Mañana habrá que inventar,
de nuevo,
la realidad de este mundo...

La il·lustració és de Katalin Szegedi



La niña calendulera
(Carlos Murciano)

Enero se pone
su vestido blanco,
sus guantes de lana,
su gorro forrado.
Anda de puntillas,
se mete en los charcos,
se ensucia las botas
de lluvia y de barro.
Luego se recoge
junto al fuego, y cuando
se queda dormido,
caliente y cansado,
sueña que a la nieve
se la van llevando
los mirlos azules
de abril y de mayo.

La il·lustració és de Lilian Coquillaud.

De invierno

En invernales horas, mirad a Carolina. 
Medio apelotonada, descansa en el sillón, 
envuelta con su abrigo de marta cibelina 
y no lejos del fuego que brilla en el salón. 


El fino angora blanco junto a ella se reclina, 

rozando con su hocico la falda de Aleçón, 

no lejos de las jarras de porcelana china 

que medio oculta un biombo de seda del Japón. 



Con sus sutiles filtros la invade un dulce sueño: 

entro, sin hacer ruido: dejo mi abrigo gris; 

voy a besar su rostro, rosado y halagüeño 



como una rosa roja que fuera flor de lis. 

Abre los ojos; mírame con su mirar risueño, 

y en tanto cae la nieve del cielo de París.

                                                                            Rubén Darío


Sol de invierno:poema infantil de Antonio Machado







SOL DE INVIERNO

(Antonio Machado)

Es mediodía. Un parque.

Invierno. Blancas sendas; 

simétricos montículos 

y ramas esqueléticas. 

Bajo el invernadero, 

naranjos en maceta, 

y en su tonel, pintado 

de verde, la palmera. 

Un viejecillo dice, 

para su capa vieja: 

«¡El sol, esta hermosura 

de sol!...» Los niños juegan. 

El agua de la fuente resbala, 

corre y sueña 

lamiendo, casi muda,

la verdinosa piedra. 



La il·lustració és de Patty's Quilt Garden.


REFRANES DEL MES DE ENERO


Pinchando en este enlace, podreis disfrutar de muchos de los refranes que nos dejaron
nuestros antepasados.
Los refranes expresan literariamente las creencias y cultura populares.



En enero el gato en celo.
Enero frío y sereno, inaugura un año nuevo. 
Siembra los ajos en enero o perderás dinero. 
No es buen enero si no se hiela el agua del caldero


De enero a enero, el dinero es del banquero. 
Medias blancas en enero señal de poco dinero.
En enero las mañanas al sol y las tardes al brasero.
No hay luna como la de enero, ni amor como el primero.



En enero no te separes del brasero.
Por enero vale mas una gorra que un sombrero.
El barbecho de enero hace a su amo caballero.
Para la fiesta de los Reyes,la longitud de los días y el frío crece.



Los gorrinos de San Antón no son de nadie, y de todos son.
En enero, el agua se hiela en el puchero y la vieja en el álveo. 
Si sobrevives con el sueldo el mes de enero, sobrevives el 
año entero.
En las mañanas de enero, ni se dan los buenos días ni se 
quitan los sombreros.



Pido silencio Pablo Neruda


AHORA me dejen tranquilo.
Ahora se acostumbren sin mí.

Yo voy a cerrar los ojos
Y sólo quiero cinco cosas,
cinco raices preferidas.

Una es el amor sin fin.
Lo segundo es ver el otoño.
No puedo ser sin que las hojas
vuelen y vuelvan a la tierra.
Lo tercero es el grave invierno,
la lluvia que amé, la caricia
del fuego en el frío silvestre.

En cuarto lugar el verano
redondo como una sandía.

La quinta cosa son tus ojos,
no quiero dormir sin tus ojos,
no quiero ser sin que me mires:
yo cambio la primavera
por que tú me sigas mirando.

Amigos, eso es cuanto quiero.
Es casi nada y casi todo.
Ahora si quieren se vayan.
He vivido tanto que un día
tendrán que olvidarme por fuerza,
borrándome de la pizarra:
mi corazón fue interminable.

Pero porque pido silencio
no crean que voy a morirme:
me pasa todo lo contrario:
sucede que voy a vivirme.

Sucede que soy y que sigo.
No será, pues, sino que adentro
de mí crecerán cereales,
primero los granos que rompen
la tierra para ver la luz,
pero la madre tierra es oscura:
y dentro de mí soy oscuro:

Soy como un pozo en cuyas aguas
la noche deja sus estrellas
y sigue sola por el campo.
Se trata de que tanto he vivido
que quiero vivir otro tanto.
Nunca me sentí tan sonoro,
nunca he tenido tantos besos.

Ahora, como siempre, es temprano.
Vuela la luz con sus abejas.

Déjenme solo con el día.
Pido permiso para nacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario