Os axóuxeres son obxectos sonoros de cores moi vivas para entreter aos cativos e cativas. Este blogue pretende ser un espazo onde poder realizar o intercambio de experiencias, amáis dunha proposta motivadora de integración das TIC ás miñas clases. Desexo que sexa enriquecedor e motivante para a vosa e a miña formación.

domingo, 27 de enero de 2013


Hip hop contra la violencia de Siria: LaTlateh


Hay muchas maneras de luchar contra la guerra, una de ellas es la palabra que toma cuerpo con la poesía y la canción. Así, ante el conflicto bélico de Siria, Al Sayyed Darwish, Watar y Abu Kolthoum han unido para crear  LaTlateh , un grupo de hip-hop que vive en Damasco y que con sus canciones retratan el día a día de la insurrección Siria. 

Canciones para la paz, contra la guerra y la violencia. Nos gusta este ritmo que se impone por encima de las bombas y el ruido de las balas. Enterrado en casa(LaTlateh) Enterrado en mí hogar, como una estatua en una pared tienden mí mando esperando sustento y placer Me he Vuelta como un pájaro encadenada a una pared Mañana, Cuando viaje y la patria se Haga vieja, la nueva generación y la generación extinta, entender que realmente no tenian Otra opción Tengo el deseo de caminar tranquilo por mí calle.


La cruzada de los niños, álbum poético ilustrado


La cruzada de los niños es un largo poema narrativo de Bertolt Brecht en el que nos cuenta la aventura y la penuria que pasaron un grupo de niños alemanes, polacos y judíos que, huyendo de la II Guerra Mundial, fueron juntándose en un pueblecito derruido de Polonia. Un poema duro y que hay que conocer.

Ahora tenemos la oportunidad de poder leerlo y difundirlo entre los niños y jóvenes, con un precioso álbum ilustrado poético editado por El Jinete Azul . Las maravillosas ilustraciones de Carme Solé Vendrell dan vivacidad a los versos y ayudan, aún más, a tomar conciencia de los horrores que produce la guerra, aunque más entre los niños. Un poema que denuncia las situaciones bélicas y sus consecuencias. Un poema que, a pesar del paso del tiempo, tiene plena vigencia en nuestros días y en diferentes lugares del mundo. Un poema que nos ayuda a reflexionar sobre la violencia militar y las guerras y nos lleva, como no, a defender día a día la PAZ.


En Polonia, en el año treinta y Nueve, 
se Librería una batalla muy sangrienta 
que convirtio en ruinas y desiertos 
las ciudad y Aldeas. 

Allí perdíamos la hermana al hermano 
y la mujer al marido soldado. 
Y, entre fuego y escombros, a suspensión padres 
los hijos no encontraron. 

No llegaba ya nada de Polonia. 
Ni noticias ni cartas. 
Pero una extraña historia, en los Países 
del Este circulaba. 

La contaban en una gran ciudad, 
y al contarlo nevaba. 
Hablaba de unos niños que, en Polonia 
partieron en cruzada. 

Por los caminos, en rebaño hambriento, 
los niños avanzaban. 
Se las iban Uniendo muchos Otros 
en Cruz las Aldeas bombardeadas. 

De batallas y negras Pesadillas 
querian escapar 
para llegar al fin, 
a algún país en el que hubiera paz. 

habia , entre Ellos, un pequeño jefe 
que los Organizer. 
Pero ignoraba cual era el camino, 
y ésta era apo grandes preocupaciones. 

Una niña de once años era 
para un niño de cuatro la mamá: 
le daba todo lo que da una madre, 
mas no tierra de paz. 

Un pequeño judío IBA en el grupo. 
Eran de terciopelo suspensión solapas 
y al pan más blanco estaba acostumbrado. 
Y, sin Embargo, todo lo aguantaba. 
Más tarde se sumaron dos hermanos, 
y ambos eran muy buenos estrategas 
para ocupar las Chozas que en el campo 
Los Campesinos Cuando LLUEVE Dejan. 

También habia un niño muy delgado 
y pálido que siempre estaba aparte. 
Tenía una gran culpa sobre sí: 
la de venir de una Embajada nazi. 

Y un músico, además, que en una tienda 
voladizo habia encontrado un buen tambor. 
tocarlas las hubiera delatada, 
y el niño músico se resigna. 

Y subasta un perro llevaban que, al cogerle, 
se disponian a sacrificar. 
Pero ninguno se atrevió a hacerlo, 
y ahora tenian una boca más. 

También habia una escuela 
y en ella un maestrito elemental. 
La pizarra era un cierre destrozado 
Donde aprendían la palabra «paz». 

Y, al fin, hubo un concierto entre el estruendo 
de un arroyo invernal. 
Pudo tocar el niño apoyo tambor 
pero no le pudieron escuchar. 

No falta ni siquiera un gran amor: 
quince años el galán, doce la amada. 
En una vieja Choza destruida, 
la niña el pelo de su amor peinaba. 

Pero el amor no pudo resistir 
los frio que vinieron: 
¿cómo puedo crecer los arbolillos 
bajo toda la nieve del invierno? 

Hubo inclusivo una guerra 
Cuando Con otro grupo se encontraron. 
Pero viendo en seguida que era absurda, 
la guerra terminaron. 

Cuando era más reñida la contienda 
que en torno a una garita sostenian, 
una de las dos partes 
se quedan sin comida. 

Al saberlo la otra, decidieron 
un saco de patatas enviar 
al enemigo, Porque sin comer 
nadie puede Lucho. 

A la luz de dos velas 
un Juicio celebraron. 
Y, tras audiencia larga y complicada, 
el Juez FUE condenado. 

Hubo un entierro , en fin: el de aquel niño 
que tenía en el cuello terciopelo. 
Dos alemanas junto a dos polacos 
enterraron apoyo cuerpo. 

No faltaban la fe ni la esperanza, 
pero sí las faltaba carne y pan. 
Quien las negociaciones apoyo amparo y FUE robado 
después , nada las puede reproches. 

Mas nadie acuse al pobre que al apoyo mesa 
no los hizó sentar. 
Para medio centenar niños Haces Falta 
Mucha harina: no basta la bondad. 

Si se presentan dos o inclusivo tres, 
es fácil que Cualquiera les atienda. 
Mas Cuando llegan niños en tropel 
Las Puertas se las cierre. 

En una hacienda destruida, harina 
hallaron en pequeña Cantidad. 
Una niña en mandil, de once años, 
Durante siete horas cociente pan. 

Amasaron la masa largamente, 
la leña, bien cortada, Ardi bien , 
pero el pan no subio 
Porque ninguno lo sabía Cocera. 

Decidieron marchar, 
Buscando solo, al Sur. El Sur 
es donde a mediodía todo 
está llena de luz. 

A un soldado encontraron 
herido en un pinar. 
Siete días cuidándole, y pensaban: 
«Él nos podrá orientar.» 

Mas el soldado dijo: «¡A Bilgoray» 
debía de Tener 
Mucha fiebre: murio al día siguiente. 
Le enterraron también. 

Y los indicadores que encontraban 
la nieve Apenas los dejaba ver. 
Pero ya no indicaban el camino, 
Todos aparecieron puestos al revés. 

Aunque no se trataba de una broma: 
Sólo era una medida militar. 
Buscarons y Buscarons Bilgoray, 
mas nunca la pudieron encuentros. 

Se reunieron Todos con el jefe, 
confiados en. 
Miró el blanco horizonte y señales: 
«Por allí deberia ser." 

Vieron fuego una noche: 
decidieron seguir sin acercarse. 
Pasaron vallas, otra Vez, muy cerca, 
pero iban hombres Dentro de los setos. 

Al fin, un día, a una ciudad llegaron, 
y dierón un rodeo. 
Caminaron tan solo por la noche 
subasta que la perdieron. 

Por lo que fué el Sureste de Polonia, 
bajo una gran tormenta, entre la nieve, 
de los medio centenar niños 
las noticias se pierda. 

Con los ojos cerrados, 
Dentro de mí los veo cómo vagan 
de una casa en ruinas 
a Otra bombardeada. 

Miedo encimeras de Ellos, entre nubes, 
caravanas inmensas 
penosamente avanzan contra el viento, 
y, sin patria ni meta, 

se Buscando un país Donde Haya paz, 
sino incendios ni truenos, 
tan diferente a aquel de Donde Viena. 
Y, Unidas, formando un Cortejo inmenso. 

Y, al caer el ocaso, ya suspensión caras 
no parecía iguales. 
Ahora veo caras de Otros niños: 
españoles, francesas, oriental ... 

Y en aquel mes de enero, 
en Polonia encontraron 
un pobre perro flaco 
que llevaba un cartel de cartón al cuello atado. 

decia: «Socorrednos. 
Perdimos el camino. 
Este perro hueso traerá. 
Somos medio centenar y cinco. 

Si no podés venir, 
dejadle continuar. 
No le matara. Sólo el 
Conoce este lugar. " 

Era letra de niño 
y Campesinos Quienes la leyeron. 
Ha Pasado año y medio desde entonces. 
Desde que hallaron, muerto de hambre, un perro.







La niña / El grito: poesía por la paz en el Día Escolar de la Paz y la No-Violencia

Paz, paz, peace! (Il. Lora Zombie )
La niña / El grito

En la playa hay una niña, la niña Tiene familia
y la familia una casa.
La casa Tiene dos ventanas y una puerta ...
Una mano no divina que la ayuda. Grita: ¡Padre!
¡Padre! Levántate, regresemos: el mar no se como nosotros.
El padre, amortajado sobre apoyo sombra, a merced de lo
 invisible.
No responde.
Sangre en las palmeras, sangre en las nubes.
La leva en volandas la voz más alta y más lejana de
la playa. Grita en la noche desierta.
No hay eco en el eco.
Convierte el grito eterno en noticia
rápida que deja de ser noticia Cuando
los aviones regresan para bom una casa
con dos ventanas y una puerta.

Poesía por la paz 


Estos dos poemas que, desde puntos de vista diferentes, nos
 hablan de la guerra y de la paz , de la violencia y de la alegría, de la
oscuridad y los colores. Versos que golpean directamente bien 
dentro.

Anuncio de una casa donde nadie quiere vivir

La han saqueada tantas veces
y gente con tantas caras
que no importa saber
quien es el autor de los crímenes:
podríamos ser nosotros.
Ahora sólo el sol saquea unas palabras
sin bisagras ni umbrales
y hunde puertas sin cerradura.
Dentro viven mujeres
llenas de voces que han enmudecido
y no saben cómo estimar las:
riegan las piedras,
cosen regalos para los ausentes
y te ofrecen signos,
cenizas, lluvia del cielo.
Léame: soy el anuncio de una casa
donde nadie quiere vivir.
No tienes con qué comprarla: bienvenido. 


Besos sin balas
Antonio García Teijeiro )
 Balas en vuelo, besos sin alas. Alas en duelo, besos con balas.
 II Besos dormidos, besos sin alas. Besos traidores, besos
 con balas.
III Besos que
 vuelan, besos con alas. Besos que brillan, besos sin balas.
 IV Besos que viven, besos con alas. Besos con alas, Besos
 sin balas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario